Para cortar la dependencia de múltiples fármacos, atender las pesadillas en las noches por los recuerdos de la guerra, y aliviar los dolores en el cuerpo y las condiciones de salud que ponen en riesgo su calidad de vida, parte de la población de veteranos en Puerto Rico ha hallado la respuesta en el cannabis medicinal.

Por tanto, crearon el Capítulo de Veteranos Pro Cannabis Medicinal en Puerto Rico, una organización sin fines de lucro que propone una protección al paciente de cannabis medicinal para el beneficio de veteranos y de la población discapacitada indigente.

«Cientos de pacientes están en terapia con las alternativas disponibles en la industria, y han tenido un efecto positivo para sus condiciones. Han logrado alivios sin depender de químicos o fármacos. Tienen una terapia más natural«, sostuvo durante una conferencia de prensa el doctor Michael Soler, veterano del Golfo Pérsico.

PUBLICIDAD

El presidente de la organización, Juan Alicea, contó que, desde que abandonó su dosis de 15 pastillas diarias que le suministraba el Hospital de Veteranos y la reemplazó por la marihuana medicinal en modalidad de aceite, ha controlado la diabetes y la presión, y ha podido combatir un viejo problema de sobrepeso.

Mientras, la portavoz Narely Cortés redujo los 20 medicamentos que consumía a diario a solo seis, y ha logrado aliviar las pesadillas en la noche que le provocan los recuerdos de la guerra a través de la sustancia medicinal.

Reconociendo el impacto del cannabis en sus vidas, el grupo de veteranos hizo un llamado para que, tanto simpatizantes de la causa, como los propios veteranos del país y sus familiares, inunden de llamadas y visitas las oficinas de la Legislatura, con el fin de que el cuerpo apruebe una legislación pro paciente que, en primer lugar, permita que se mantenga la flor del cannabis disponible en los dispensarios, con el fin de brindar mayor variedad de uso a los pacientes.

El doctor Soler, quien se presentó como el primer médico certificado para prescribir el uso del cannabis medicinal, explicó el efecto de la terapia radica en la pureza de la flor, puesto que esta contiene un sinnúmero de sustancias terapéuticas. 

«Como médico y clínico, y con la vasta experiencia que tengo, los pacientes que han usado la flor nunca han hecho un mal uso de la terapia, todo lo contrario. Al final del camino, vieron la luz en una terapia que les surtió efecto y son sumamente responsables, celosos y comprometidos con el desarrollo y progreso de su tratamiento», sostuvo.

Por su parte, el licenciado Goodwin Aldarondo de Puerto Rico Legal Marijuana, argumentó que, al eliminar la flor del dispensario, se sustrae un producto que queda solo en manos de un grupo de manufactureras, incentivando la monopolización en la industria. A su vez, obtener la flor directamente es más económico para el paciente y le permite utilizar sus componentes de múltiples formas -tés, comestibles, supositorios, aceites-.

A su vez, solicitan que la nueva legislación cumpla con parámetros como «cero impuestos a los pacientes de cannabis medicinal» para que sea accesible a personas de escasos recursos, que se añada un representante del paciente en la Junta de Cannabis Medicinal, que se elimine el requisito de emplear un farmacéutico en los dispensarios, y que se fortalezca el derecho a una medicación libre que pueda ser utilizada en cualquier lugar sin temor a ser arrestados, criticados o marginados.

El representante del Partido Popular Democrático (PPD), Luis Vega Ramos, quien se encontraba presente, se unió al llamado para que, antes del 25 de junio, pueda ser aprobado el proyecto de ley en ambos cuerpos y siga su trámite legislativo.

PUBLICIDAD

«Espero que, con la educación que ha habido, se puedan dejar atrás los prejuicios y los moralismos estéticos que, de alguna manera, incomoda a algunas personas y no permite ofrecerle al país un esquema de regulación del cannabis medicinal estable… No hay excusa para no legislar eso antes del 30 de junio, de manera que (cuenten con) opciones como la flor y un modelo de dispensación estable y seguro… De lo contrario, vamos a estar empujando (a la gente) al clandestinaje y a la ilegalidad«, puntualizó Vega Ramos.

Esta semana se tiene en agenda la aprobación  de la medida que regula el mercado del cannabis medicinal.

Hasta el momento, productos derivados de la planta de marihuana son vendidos a ciertos pacientes en dispensarios autorizados por el Departamento de Salud. No obstante, el proceso es regulado por un reglamento de la agencia y no por ley.